Consulta de perros

Web dedicada a la salud de los perros

¿Mi perro ladra y muerde a otros perros? La explicación y consejos



La creencia popular nos dice que un perro macho no castrado puede marcar (ladrar) e incluso intentar morder a otro perro, si es macho adulto no castrado. Algunas perras hembras pueden hacer lo mismo con otras hembras. Sin embargo, hasta ahora, poco se sabe acerca de la naturaleza y frecuencia de los contactos entre los perros en lugares públicos.

Estudios recientes demuestran que existen otros factores que influyen en el resultado del encuentro entre dos perros, entre ellos, de manera destacada, la edad y genero del dueño y la presencia de correa u otros elementos de contención.

Atención a la secuencia de acontecimientos en un encuentro canino


Cuando un perro se encuentra con otro, independientemente de su edad o género, intentará olerlo casi siempre.  El comportamiento de olfateo tiene un papel clave en la comunicación entre perros en un paseo. El sistema olfativo canino es altamente sensible. Varios olores corporales pueden permitir la identificación de género, edad e individuo entre perros.

mi-perro-ladra

Los intercambios de información olfativa, en la que un perro olfatea el área de la cabeza y anogenital del otro, representan la mayor parte de las interacciones. Los perros con correa se olfatean con menos frecuencia porque algunos propietarios evitan que sus perros olfateen a otros perros o personas. De todas formas, los perros no siempre necesitan un estrecho contacto para identificar olfativamente a otros perros , porque su sentido del olfato es muy poderoso. Es bien conocido que los perros pueden detectar muchos olores en concentraciones bajas y que demuestran una  notable discriminación de olores.


Los perros machos enteros tienden a intentar oler a las hembras más a menudo ya que se sienten atraidos por el olor de las hembras, siendo el olfato un elemento muy  importante en el comportamiento sexual canino. Los machos son capaces de determinar si una perra está en celo oliendo y lamiendo su orina, sus secreciones de las glándulas anales y sus secreciones vaginales. 

Los pequeños perros tienden a olfatear con más frecuencia a perros de su mismo tamaño que a perros más grandes. 

La edad no tiene ningún efecto en el comportamiento de olfateo: perros de todas las edades se olfatean entre sí.


Después de olfatearse, pueden ocurrir muchas cosas. Los perros:

  • marcarán la zona con orina,
  •  intentarán la monta,
  • se establecerá la jerarquía (uno de ellos escenificará la sumisión rápidamente y el otro la aceptará),
  •  si ambos son dominantes, se les erizará el pelo del cuello y espalda, se ladrarán se enzarzarán en una interacción física entre ladridos (marcado) o incluso pueden intentar morderse
  • si todo va bien jugarán o al menos, permanecerán indiferentes,


    perro-pelo-erizado


    Signos típicos que preceden al marcado: pelo erizado y cola en alto.

    El ladrido de amenaza o marcado se observa en menos del 15% de los encuentros entre perros. La ocurrencia de marcado apenas existe entre cachorros. Sin embargo, no es infrecuente que un perro adulto marque a un cachorro, quizás como  reacción negativa al interés insistente del cachorros por jugar.



    mi-perro-ladra-otros-perros



    Los perros que van con correa, ladran y muerden con más frecuencia


    La aparición de marcado es dos veces mayor entre los perros con correa que en perros sueltos. El efecto de la correa puede tener alguna relación con el comportamiento de manada que tienen los perros. Los perros domésticos que marcan a otro perro cuando van atados con una correa, posiblemente, tienen una mayor confianza en si mismos, por que notan muy cerca la presencia del propietario. Otra razón puede ser que los propietarios cambian su comportamiento ante la  presencia de otro perro y algunos de ellos, en un esfuerzo por mantener el control de sus propios perros, tensan y aprietan la correa. Al hacer esto, su perro tiende a percibir al otro perro como una amenaza y esto provoca su comportamiento agresivo.

    En algunos casos, el perro atado con una correa, sobre todo un perro pequeño, puede sentirse más vulnerable porque es incapaz de huir, por lo que puede ladrar amenazante cuando otro perro se acerca demasiado, pero en realidad lo hace por miedo.

    También se sabe que los perros son capaces de percibir mensajes sutiles de amenaza emitida por otro perro, que a veces no captan los humanos. 


    Los perros sólo llegan a morder a otro perro en el 3% de los casos. Se trata de mordeduras leves y no dan lugar a lesiones. Antes de morder, la mayoría de los perros advierten con expresiones faciales, muestra los dientes caninos y gruñen. Muerden solamente cuando no se respeta esta amenaza.

    Los perros marcan y muerden con más frecuencia a perros del mismo género.  Frente a la creencia común, es más frecuente la agresión entre hembras que entre machos.

    Suponemos que esto está asociado con su comportamiento territorial. Los perros parecen exhibir agresión territorial, ya que defienden un lugar específico de los perros que no son miembros de la manada familiar. Sin embargo, en sus paseos, los perros probablemente toleran mucho más a perros del género opuesto.

    Los perros cuyo paseador es hombre, ladran y muerden con más frecuencia


    La frecuencia de marcado y mordedura entre perros en lugares públicos es mayor cuando ambos paseadores son hombres que cuando son mujeres, sobre todo, si el perro es grande. 

    Es posible que la ocurrencia de marcado y mordedura  en perros en un paseo puede tener alguna relación con las tendencias agresivas y / o impulsividad en las personas.


    Cuando todo va bien, llega el juego


    El juego es un comportamiento frecuente cuando un perro se encuentra con otro perro en lugares público, sobre todo si los perros van sueltos. Los perros que juegan entre sí puede gruñir e incluso mostrar sus dientes caninos pero utilizan una postura específica asociada con la intención de jugar para asegurarse de que su actitud  no es confundida con otras intenciones, como la agresión. De manera muy característica, un perro que quiere jugar, no tendrá los pelos de su dorso erizados.

    pelean-no-juegan
    No pelean, están jugando

     En los cachorros, el juego también sirve para   imitar comportamientos adultos (básicamente comportamientos sexuales y depredadores) en momentos aislados durante el juego. La ocurrencia de juego entre perros adultos es menos frecuente.
    En general, los perros prefieren  jugar con individuos del mismo tamaño. Esto indica que el tamaño del cuerpo de los perros tiene un papel importante en la iniciación de juego en lugares públicos. Por otra parte, el juego entre perros de tamaño desigual puede ser demasiado intimidante para algunos perros pequeños debido a la similitud que existe a veces entre el juego y la agresión.

    Los perros castrados son menos propensos a jugar. Puede ser que la castración  afecte al interés del perro a jugar con otro perro.


    ¿Cuándo  y cómo intervenir ?

    No hay investigación ni datos constratados. Sólo la experiencia acumulada de miles de propietarios y entrenadores.

    ¿Cuándo intervenir?

    • Si a uno o a los dos perros se les eriza el pelo del cuello y espalda. Es el síntoma más temprano de que puede haber problemas.
    • Si un perro o varios desconocidos vienen corriendo hacia tu perro, cola hacia arriba, con la boca cerrada y el cuerpo tenso, erizado, debes ponerte entre él/ellos y tu perro y terminar la interacción ordenándoles que se vayan.
    • Si estás absolutamente segur@ de que un perro va a dañar al otro, ya sea física o emocionalmente

    Por otra parte, si se está seguro de que el marcado del perro es una corrección social limitada a un comportamiento inadecuado del otro perro, no es necesario hacer nada. Ej: una perra que riñe a un perro que intenta montarla siendo que ella no está receptiva, un adulto que no quiere jugar con un cachorro, un perro macho que intenta montar a otro perro macho. Hay que vigilar el contexto y la intensidad.

    ¿Cómo detenerlo?

    Lo inmediato, justo en el momento que empiezan los ladridos, es tirar de la correa, al menos si la lleva. A veces es más efectivo, distraer al animal. Darle una orden que funcione en el 100% de los casos, aquella a la que jamás se resiste. Puede ser una llamada de autoridad o una llamada de distracción (asociada a un juguete, o a un regalo). Mientras las acciones físicas sobre el perro pueden disparar la agresión, un lenguaje verbal en tono alegre, puede ser el mejor antídoto.

    Lo que no se aconseja en absoluto es golpear o incluso gritar mientras si los perros pasan a la fase de interacción física, porque se cree que esto (la tensión percibida en sus amos) puede agravar la pelea y aparecer algún mordisco. 

    No utilizar tus manos para parar la pelea o puedes acabar con un mordisco. Cualquier otra cosa es mejor. Lo ideal, un ruido fuerte, un chorro de agua fuerte, algún objeto grande que se interponga entre ellos.

     A veces lo mejor que puede hacerse es dar un paso atrás, quedarse tranquilo, y esperar. Si todo ha terminado en 10 segundos sin lesiones, era sólo un escándalo, no una pelea. Lo más difícil si se opta por esta última opción, es explicárselo al otro dueño, porque puede que no vea con buenos ojos que no hayas hecho absolutamente nada.

    Si ocurre la agresión


    Si el animal marca y muerde a otro perro, debe ser amonestado y avergonzado inmediatamente. Cada propietario sabe lo que supone un castigo para su perro y éste es el momento de mostrárselo. 

    ¿Hay casos en los que los perros han sido amigos después de una pelea?


    Si, se dan casos, pero lo más habitual es que si dos perros se marcaron una primera vez, vuelvan a hacerlo siempre.



    Fuentes:

    Factors affecting dog–dog interactions on walks with their owners. Applied Animal Behaviour Science 134 (2011) 170–176

    www.patriciamcconnell.com
    Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.
     
    Posts RSSComments RSSBack to top